Efectos del alcohol en el hígado

En Curiosidades

EL alcohol se ha convertido en una necesidad para al menos un 80% de la población mundial. Es inaudito pensar en realizar cualquier celebración sin la presencia de alcohol. Aunque el hecho de no poder celebrar sin alcohol no quiere decir que seamos alcohólicos, si deja en evidencia el alcance de esta sustancia para nuestras vidas.

Con el tiempo incluso hemos relacionado el alcohol con pasarlo bien, nos hemos vuelto dependientes del mismo y condicionamos nuestra satisfacción a la presencia o ausencia de alcohol. Incluso olvidamos por momentos los efectos negativos que el alcohol provoca en nuestro organismo.

¿Cómo afecta el alcohol en nuestro cuerpo?

El alcohol afecta a nuestro organismo de dos maneras. Antes que nada no podemos olvidarnos que el alcohol es una droga y por lo tanto serán mas los efectos negativos que los positivos (si es que hay algún efecto positivo de alguna droga), de modo que principalmente afectará a nuestro sistema nervioso.

Dependiendo de las cantidades de alcohol, este podría alterar nuestra realidad, haciéndonos interpretar las cosas deferente a como en realidad son, poniéndonos eufóricos y en ocasiones agresivos.

La segunda forma es a nivel físico ya que el alcohol daña algunos órganos esenciales para un estilo de vida pleno. Uno de estos órganos que más son afectados por el alcohol es el hígado.

Daño al hígado

El alcohol afecta el hígado de varias formas, la primera de ella es cuando la droga se difunde por nuestro sistema sanguíneo y llega al hígado para ser procesado. Si es en pocas cantidades nuestro órgano purificador lo podrá hacer sin ningún problema. Sin embargo, cuando se trata de cantidades embriagantes es cuando el hígado sufre y varias de sus funciones se ven comprometidas debido al exceso de alcohol que debe procesar.

Los daños del alcohol al hígado van mas allá de solo “sobrecalentar” sus sistemas. Otro problema del hígado causado por el alcohol es aquella condición llamada hígado graso. Esto se da cuando el hígado es sometido a excesivas dosis de alcohol para procesar, haciendo que se desgaste poco a poco y se acumule grasa en sus células.

El exceso de alcohol también puede dañar el hígado de forma superficial. Algunos pacientes llegan a consumir tanto alcohol que caen en un estado de “coma etílico”. Cuando la persona entra en este trance, se dice que es porque los niveles de alcohol ya han superado los 300 mg/dl. Entonces el hígado se ve forzado a trabajar más rápidamente para expulsar el alcohol y que el organismo vuelva a funcionar normalmente.

Sin embargo, el hígado quedará en la mayoría de los casos con heridas y cicatrices severas que obligarán al paciente a cancelar el consumo de alcohol durante varios meses, incluso años, de lo contrario el problema podría agravarse e incluso terminar afectando a otros órganos vitales, como los riñones.

En caso de que la persona continúe consumiendo alcohol hasta la embriaguez después de que el hígado desarrolle heridas, se agravará el problema pasando a padecer una hepatitis alcohólica.

En caso de persistir se desencadenará casi con total seguridad una cirrosis hepática, que es en este punto cuando ya el hígado no tiene reparos y solo queda esperar a que deje de funcionar.

También puede leer

¿Sabes que es la anemia?

Hoy en día las enfermedades  se han tomado el cuerpo del ser humano para hospedarse sin ningún inconveniente. Al

Leer más...

Remedios efectivos para eliminar los gases intestinales

Resulta molesto e incomodo sentir el abdomen hinchado y esa sensación de pesadez que provocan los gases intestinales, en

Leer más...

¿Porque no me llega la menstruación?

Al hablar de  la menstruación inmediatamente lo relacionamos con la mujer, pues se supone que mensualmente todas las mujeres

Leer más...

Mobile Sliding Menu

Utilizamos cookies para asegurar que se le proporcione la mejor experiencia en nuestro sitio web.